Le informamos que este sitio web instala cookies propias y de terceros al navegar por sus páginas con el fin de facilitar su navegación y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso e instalación. Acepto más información
Protección Felina, porque ellos te necesitan Home/inicio

Comportamiento Felino por Helena Bat. II Charla impartida el 4/12/2011 a las 13:00 en Madrid Río Adopta

04-12-11

Comportamiento Felino por Helena Bat. II
Charla impartida el 4/12/2011 a las 13:00 en Madrid Río Adopta

 

Esta es la segunda parte de la charla de comportamiento felino. Hemos tratado algunos conceptos básicos sobre el proceso de domesticación de los gatos, hasta convertirse en animales de compañía. Y también hemos explicado las rutinas de comportamiento habitual en los gatos y como adaptar el entorno a sus necesidades.

En esta segunda parte nos centraremos en el comportamiento de un gato cuando llega a una casa nueva, independientemente de que sea adulto o cachorro. Y en la prevención de alteraciones de comportamiento.

Llegada a un nuevo hogar:

Cuando tenemos experiencias nuevas o diferentes a las habituales (un nuevo trabajo, conocer sitios, etc.) nos sentimos algo nerviosos. Esto es normal nuestro organismo reacciona poniéndose en estado de alerta y a algunas personas les afecta más que a otras. Para los animales esto no es diferente, ante estímulos o situaciones nuevas su organismo se activa, la respiración se vuelve más rápida, la sangre circula más rápido, los músculos se tensan, la atención se dispara atendiendo a pequeños detalles, etc. Y también ocurre que hay animales a los que esto les afecta en mayor medida que a otros. En el caso concreto de los gatos, son seres muy sensibles y sus sentidos perceptivos tienen un alcance mucho mayor que los nuestros, por lo que es fácil que reaccionen ante cambios en el entorno.

Como hemos comentado la ansiedad es normal, es una respuesta adaptativa de nuestro organismo, que le sirve para prepararse ante una posible amenaza. Las dificultades comienzan cuando esta reacción está infundada, esto puede deberse a un aprendizaje previo, a situaciones traumáticas, etc. Y sus consecuencias son muy complicadas, porque puede producir desde pequeñas dificultades para desarrollar conductas habituales hasta respuestas agresivas, depresión, automutilación, etc.

¿Qué hacer antes de traer un gato a casa? En general los gatos se adaptan muy bien a nuevos entornos y muchos de ellos no necesitarían nada más que una persona que les dé cariño. Pero lo ideal para prevenir dificultades y que ellos se encuentren “como en casa” nada más llegar es que ya tengan preparados: Un lugar donde comer y beber, una bandeja con arena donde hacer sus necesidades (a ser posible en una habitación diferente a donde tengan la comida y el agua) y uno o varios lugares donde descansar y sentirse seguros. Esto último es muy importante porque si el gato llega asustado, necesitará relajarse y para ello lo mejor es un espacio donde pueda estar tranquilo.

¿Cómo hacer el traslado? Es interesante que antes de traer a un animal a nuestra casa, él nos conozca. Si lo recogemos de una protectora o albergue, podemos ir a visitarle al menos en una ocasión antes de llevárnoslo, porque así nos conocerá y no le resultará tan raro. Si valoramos que puede tener alguna dificultad, podemos dejarle alguna prenda de ropa para que reconozca el olor de nuestra casa y se adapte a él. Una vez se sienta a gusto con esta prenda de ropa, también podemos usarla para acompañarle en el trasportin durante el traslado, de este modo tendrá algún elemento familiar en su entorno que le ayude a estar más tranquilo.

¿Qué hacer cuando llegamos a casa? La mejor opción es que este primer contacto con el nuevo entorno sea lo menos estresante posible, es decir que no haya ruidos fuertes (personas gritando), otros animales, mucho movimiento, etc. Un primer contacto con un nivel alto de estrés puede suponer que al gato le lleve semanas adaptarse. Lo ideal sería dejar el transportin en una habitación y abrirlo, si queremos quedarnos podemos hacerlo estando sentados y tranquilos. De este modo el gato podrá salir a inspeccionar, volviendo a esconderse en el transportin si no se siente seguro del todo.

¿Y durante la primera semana? Lo más importante es que se sientan seguros en el nuevo entorno, deben poder acceder a la comida, agua, bandeja de arena, lugares cómodos donde descansar y lugares donde esconderse si tuvieran miedo. Para que confíen en nosotros lo mejor es interactuar de forma positiva haciendo con ellos cosas que les gusten, esto es jugando y cepillándoles (siempre que les guste). También es importante es que en esta semana marquemos las normas de convivencia y/o comportamiento que queramos mantener a largo plazo y sobretodo tratarles con respeto y cariño.

¿Hay alguna diferencia entre un gato adulto y un gatito a la hora de introducirles en un nuevo entorno? La diferencia principal es que los gatitos por lo general son más atrevidos, tienen menos miedo a estímulos nuevos y eso les hace más vulnerables a los accidentes. Esto sumado a la energía que rebosan hace que tengamos que ser más pacientes y esforzarnos más en su educación. Por ello cuando el recién llegado es un gato pequeño es recomendable dejarle en una habitación en la que esté seguro y sacarle a ratos para explorar el resto de la casa. Los gatos adultos suelen ser más tranquilos, dedican más tiempo al acicalado y a descansar, pero da igual la edad que tengan porque a todos les gusta jugar, sólo hay que averiguar que tipo de juego prefieren.

Prevención de alteraciones de comportamiento:

Si desde el inicio de la convivencia con un gato somos respetuosos y comprensivos ya tenemos hecha la mayor parte del trabajo. El hecho de conocer su comportamiento nos ayuda a disfrutar de su compañía y evitar malos entendidos, porque los gatos no actúan con maldad, simplemente reaccionan al entorno de la manera más adaptativa para su supervivencia.

En segundo lugar, es muy importante establecer desde el primer momento las pautas y rutinas que mantendremos a largo plazo. Porque cuando nos habituamos a algo es más sencillo aceptarlo, que cuando después de un tiempo realizando una actividad se nos prohibe. Tenemos que pensar a largo plazo: ¿nos parecerá adecuado que el gato se suba a la mesa?, ¿a la encimera de la cocina?, ¿a la cama?, ¿a determinados muebles?. Si no queremos que lo hagan en un futuro debemos explicarles cuanto antes que ese lugar no es apropiado, para ello basta con decirles que no e invitarles a quitarse de esos espacios. La técnica más útil para ello es el “cansinismo”, tenemos que ser muy repetitivos, explicárselo una y otra vez hasta que se den cuenta de que no se les va a permitir, pero sin ponernos nerviosos o agresivos. A nadie le gusta que le griten o le den golpes, así que evitaremos estos comportamientos que pueden llevarnos a un conflicto grave.

Respecto a rutinas de limpieza, para poder ayudarles con el acicalado tenemos que cepillarles por un breve espacio de tiempo cada día. De este modo afianzamos nuestro vínculo con ellos, porque es una actividad que suele gustarles mucho. Si no les gusta que les cepillemos ciertas zonas como la tripa o las patas podemos hacerlo muy poco a poco, aprovechando los momentos del cepillado en los que estén más tranquilos y receptivos.

El juego es una herramienta muy útil, un gato que juega y disfruta del juego con otros seres vivos, tendrá menos dificultades en sus relaciones sociales. Tenemos que evitar juegos que induzcan su comportamiento agresivo, como usar nuestras manos para que las muerdan o arañen, puesto que a largo plazo podemos ser presas de sus ataques, lo que no es agradable. Hay gatos que aprenden a traernos un juguete para que se lo lancemos, otros prefieren perseguir objetos en movimiento. Lo más interesante es usar la creatividad para inventar nuevos juguetes que les hagan ejercitar tanto el cuerpo como la mente. Además hoy en día podemos encontrar miles de ideas en internet, para copiar o adaptar a nuestros compañeros.

Para prevenir que hagan sus necesidades fuera de la bandeja, es importante que siempre esté limpia. Si viven varios gatos en un mismo espacio se recomienda que haya varias cajas. En ocasiones los gatos que empiezan a sufrir algún problema de comportamiento nos lo comunican ensuciando fuera de la arena, es importante analizar qué factor puede estar disturbándoles e intentar ayudarles. Recordemos que no lo hacer por maldad, rencor o venganza si no por malestar.

Sobre el marcaje de muebles con las uñas, es un comportamiento instintivo, si no tienen un espacio donde poder hacerlo buscarán un lugar apropiado para ello, que no siempre es el que nosotros queremos. Es sencillo prevenirlo usando uno o varios rascadores. Si están con su madre, ella les mostrará como hacerlo y por imitación la seguirán, estando con humanos podemos enseñarles rascando nosotros primero.

También son frecuentes las alteraciones de la ingesta, principalmente encontramos gatos con sobrepeso. Esto puede deberse no sólo a que no realizan suficiente ejercicio, si no a que están aburridos y no tienen con que entretenerse salvo acercarse a su comedero a alimentarse. Un gato en libertad no tiene comida a su disposición todo el día. Por lo que si percibimos que tiene especial interés por la comida podemos distribuírsela en varias tomas al día, regulando la cantidad en función de lo que recomiende el fabricante. Recordemos que es importante que el alimento sea de buena calidad, con alta cantidad de proteínas y sin cereales ni carbohidratos.

Respecto a la relación con otros animales que vivan en el mismo hogar, no tiene por qué haber dificultades. Sólo habrá que ser cuidadoso a la hora de presentarles, será muy poco a poco, primero se escucharán, luego se olerán, después podrán verse pero sin tocarse y finalmente podrán estar frente a frente a cierta distancia y con posibilidad de escapar si se sienten amenazados. Hay que usar el sentido común y no arriesgar más de lo necesario. Cada animal necesita un tiempo para adaptarse y debemos respetar estos tiempos.

Por último, tenemos que ser plenamente conscientes de que somos responsables de su cuidado. Hay determinadas cuestiones que son inevitables y tendremos que dedicarles nuestro tiempo. Así que para prevenir lo más importante es: ser repetitivo, respetuoso y no invitarles a hacer cosas que no querremos que hagan en un futuro.
 

Podeis seguir en facebook a Helena Bat, con este mismo nombre o bien a traves de su pagina
http://www.facebook.com/pages/Querida-Mascota/198309706867000

« Comportamiento Felino por Helena Bat. Charla impartida el 3/12/2011 a las 18:30 en Madrid Río Adopta.


¡Colabora!

debido a las elevadas comisiones, por favor, dona a través de paypal sólo si no tienes otro medio de hacerlo


Protección Felina - Tel. Protección Felina - Adopción de gatitos

- Contactar Protección Felina Bambú cms