Le informamos que este sitio web instala cookies propias y de terceros al navegar por sus páginas con el fin de facilitar su navegación y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso e instalación. Acepto más información
Protección Felina, porque ellos te necesitan Home/inicio

Gestión de una colonia urbana

29-01-17

Gestión de una colonia urbana

Colonias Urbanas

Introducción

Antes de que las calles se convirtieran en ciudades los gatos ya estaban ahí. Otros han sido introducidos por los humanos, bien porque  los han abandonado a su suerte o bien porque se han escapado, en la mayoría de los casos tendieron a reproducirse (conducta natural) puesto que no estaban esterilizados.

En nuestra ciudad vemos en ocasiones a personas que dan de comer a los gatos de una urbanización y podemos observar que con el tiempo esos gatos se vuelven amigables,  se establece que la mayoría de los gatos que podemos encontrar en nuestras calles con el nombre de “gato callejero” son gatos que provienen de un hogar humano.
Entonces nosotras nos hacemos una pregunta ¿Sí hemos sido nosotros los que los hemos puesto ahí, por qué no alimentarlos?

Los ayuntamientos o estamentos oficiales  suelen prohibir dar de comer a los gatos urbanos porque de esta forma no se reproducirán tanto. Las asociaciones y personas particulares que estamos involucradas en temas felinos sabemos perfectamente que los gatos son muy prolíferos y capaces de buscarse en ocasiones su alimento para poder seguir gestando y pariendo incluso en condiciones muy adversas.

En otras ocasiones se intenta eliminar a los gatos de forma drástica, capturándolos para después sacrificarlos o en ocasiones poniendo veneno en zonas donde saben que se alimentan.

Esta forma de eliminar a los gatos no hace otra cosa que agravar el problema, ya que está demostrado que romper el ecosistema que tenemos en nuestra zona urbana contribuye a    empeorar la situación. Podemos citar como ejemplo en la isla de Amsterdam, en el Océano Índico, con el  fin de erradicar a los gatos salvajes para proteger a las aves en peligro de extinción se causó un aumento en la población de ratas y ratones. Las ratas y ratones pasaron a ser los individuos predadores de los huevos de los pájaros que se pretendían proteger .(1)

Aunque normalmente cuando se capturan para ser sacrificados, la zona despoblada será repoblada por otros gatos en un breve espacio de tiempo, volviendo a la cifra anterior en pocos meses. Es por ello que esta forma de “control” de natalidad no ofrece ninguna ventaja.

¿Cómo controlar una colonia?

Mucha gente cree que controlar una colonia se limita a proporcionarles a los gatos alimento, pero no es así. Muchas personas alimentan gatos urbanos y en la mayoría de las veces les hacen un flaco favor y explicamos el  porqué:

La alimentación:

En la mayoría de las ciudades está mal visto dar de comer a los gatos, ya que se piensa que la comida atraerá a otros animales que no nos gustan a la mayoría de las personas formando plagas. Debemos de evitar precisamente eso, es por ello que la forma de alimentar a los gatos debería de ser muy meticulosa.

Los gatos deben de tener pienso siempre en tolvas que podemos fabricar nosotras mismas con bidones de agua para que el pienso siempre esté en perfecto estado y no se pueda mojar por el agua. Si puede ser estarán alejados de la vía pública.
Les pondremos a su disposición otra tolva de agua aparte.

Se intentará que la zona donde se pone de comer a los gatos esté siempre limpia de restos de comida, ya que atraerá a otro tipo de animales como ratas, hormigas o cucarachas, así, los vecinos culparán a los gatos de traer la suciedad y llamará al servicio de recogida de animales para que los exterminen.

Si queremos darles comida húmeda de gato o comida cocinada, (esto último deberá ser carne cocida,  ya que los restos de paella, o pasta cocida no es la comida natural de un gato) deberá de ponerse en bandejas desechables, platos de plástico o papel de aluminio, con el fin de que cuando los gatos terminen de comerse la comida húmeda, podamos retirar los restos con facilidad y dejar el espacio limpio.  Tenemos que ser conscientes de que cada vez que dejemos la zona sucia, quienes serán castigados serán los propios gatos.

Además, si acostumbramos a echar de vez en cuando comida húmeda a los gatos será muy fácil a la hora de poder administrarles un medicamento, ya que podremos introducírselo en la dieta.

 

 

Control del número de gatos de una colonia

Ventaja del control y esterilización de los gatos urbanos

El procedimiento C.E.S (Capturar-Esterilizar-Soltar) es el único método que ha demostrado ser eficaz para controlar el crecimiento de la población de gatos callejeros. Este método implica atrapar a todos o a la mayoría de los gatos de una colonia, marcándolos con un corte en la oreja para identificarlos como gatos esterilizados. Se les provee de alimento, refugio y supervisión por quienes voluntariamente se hacen cargo de estas tareas, los cuidadores. Además, podrán controlar la entrada de algún gato nuevo en la colonia.

Siempre que sea posible, los gatos suficientemente jóvenes, para que se socialicen, se podrán recoger cuando no lleguen a las 8-9 semanas de edad, así como los gatos adultos amistosos, se ofrecerán en adopción en la medida de lo posible.

Esta técnica estabiliza inmediatamente el tamaño de la colonia si por lo menos se esteriliza el 70% de los adultos fértiles. Una esterilización cercana al 100% dará lugar a una reducción gradual de la población en un determinado plazo. Además, el molesto pero natural comportamiento asociado frecuentemente a los gatos callejeros se reduce de forma importante; esto comprende maullidos, escándalos de peleas y del acoplamiento, así como el olor de los machos fecundos, quienes marcan su territorio rociando. También los gatos estériles tienden a vagar menos y por ello son menos visibles, sin embargo, continúan proporcionando un control natural de los roedores, ventaja particularmente valiosa en áreas urbanas.

Otra ventaja a nivel comunitario es que al esterilizarse los gatos callejeros, disminuye el número de gatos y sus crías, que fluyen desde las calles a los refugios locales de animales. Esto puede tener un impacto positivo substancial en los índices de eutanasia. Por ejemplo, en San Diego (EEUU), después de dos años aplicando el  método C.E.S. en todo el condado, la eutanasia de gatos ha caído en más de un 40 %. En San Francisco, después de seis años de un programa C.E.S. el índice de eutanasia entre todos los gatos, domésticos y callejeros, cayó en más de un 70 %. El índice de eutanasia en gatos domésticos cae cuando hay pocos gatos callejeros, porque la carencia de gatitos en la calle significa menos competencia para los recién nacidos en hogares adoptivos.


En ocasiones tenemos una población grande de gatos,  y en ocasiones es normal no disponer de tiempo ni recursos económicos necesarios para poder controlar de forma satisfactoria la colonia, en este caso podremos recurrir a dar  hormonas a los gatos.

La hormonación en gatos está especialmente indicada para las hembras pero en una colonia no podemos decidir quién la toma y quién no, por lo tanto se administra a todos. Las hembras no entran en celo y los machos se relajan sexualmente.

Se administra una vez a la semana mezclada en la comida húmeda, y tiene una fiabilidad del 90%, por lo que una de cada diez hembras criará. Pero no es lo mismo que nos críe una que nos críen 10. Este plan no es un plan definitivo, ya que como toda hormona tiene sus contradicciones, pero esta opción nos permite tener tiempo para conseguir fondos económicos o  para seguir castrando. Es importante que la hormona se administre cuando la gata esté sin gestar. Si se administra a una gata gestante incrementamos  la duración del embarazo, por lo que el feto crecerá mucho y no podrá salir a través de la cadera de la gata, lo que podría llevar a la muerte de la gata. Si se deja de administrar, automáticamente las gatas entrarán en celo todas a la vez.

Método CES

Paso 1: Educarse

Antes de intentar establecer un plan de actuación en una colonia, es importante aprender todo lo relacionado sobre el método C.E.S. El trabajo de C.E.S. no es solamente cuidar de los gatos; sino  también protegerlos en la medida de lo posible y ante cualquier eventualidad.

 

Paso 2: Desarrollar buenas relaciones con la comunidad

Los territorios de los gatos callejeros generalmente están en lugares donde las personas residen o trabajan, y quienes a menudo tienen relaciones con los gatos. Muchos disfrutan de los gatos, los alimentan y cuidan. Otros ven a los gatos como un fastidio y quisieran deshacerse de ellos. Cualesquiera que sean las actitudes predominantes, todas deben ser consideradas para asegurar el éxito del proyecto C.E.S.. Por ejemplo, esterilizar y devolver los gatos callejeros a un área sin informar ni pedir permiso al dueño, es arriesgarse a la expulsión y a un desastre del plan. Por el contrario, informar al dueño acerca de las características y las ventajas del C.E.S. ("sin gatitos, sin ruidos, sin olor") y obtener su colaboración antes de que comience la captura, ayudará a proporcionar seguridad a largo plazo para la colonia. Una forma de evaluar el estado de ánimo de una vecindad hacia los gatos es simplemente caminar por ella y hablar con los residentes, especialmente con cualquier persona que parezca pasar mucho tiempo al aire libre. Hay que tratar de ser profesional en todos los aspectos, por lo que no está de más tener alguna documentación a mano. Tratar de descubrir cuántos gatos hay, cómo se alimentan, dónde permanecen, desde cuando están allí, si alguna persona ha intentado maltratarlos, etc. Anotar nombres y números ya que pueden ser útiles más adelante, hablar con el administrador de la finca o bien el presidente de la comunidad.
 

La gente que trabaja en edificios puede ser más amistosa hacia los gatos porque conocen su valor como medio de control de roedores. A veces, en una determinada zona la situación de los gatos callejeros puede llegar a convertirse en un verdadero problema. Suele ocurrir que la mayoría de la gente ignora cómo resolverlo, con lo que tiende a desarrollar mucha hostilidad y recelo, tanto hacia los gatos como hacia quienes los cuidan. Es importante por tanto saber de dónde viene esta hostilidad y no dejarse enredar en ninguna confrontación o discusión. Por el contrario, es mejor ser comprensivo. Explicar de forma consensuada cómo el método C.E.S. es una herramienta eficaz encaminada a solucionar estos problemas, mientras que eliminar a todos los gatos de golpe solo conducirá a restaurar el problema a corto plazo. La gente suele ser generalmente receptiva ante un método que no sea drástico como es el C.E.S y permitirá que los gatos se queden si desparece el comportamiento indeseable. Si alguien no está de acuerdo con el C.E.S., hay que evitar insistir demasiado y tratar de convencerlo. Dado el número de gatos callejeros y la imposibilidad de adoptarlos a todos, la reubicación a otras colonias o el rescate es una opción poco práctica; una vez hecho el método C.E.S en una zona determinada, la suelta debe hacerse en el mismo sitio. Captar la ayuda del control de animales y de las organizaciones locales para el bienestar animal también es algo a tener en cuenta. La gente debe concienciarse de que el método de capturar y eliminar no solo no funciona, sino que suele empeorar la situación, además de la pérdida de tiempo y de dinero que supone, mientras que el método C.E.S es sin duda menos costoso, menos drástico, más compasivo y lo más importante, más eficaz.

 

Paso 3: comida y refugio

Debemos establecer un horario de alimentación regular con el fin de habituar a los gatos, que como nosotras son animales de costumbres. Esto será de inestimable valor a la hora de atraparlos posteriormente. Se podrá atrapar a los gatos hambrientos de una manera eficaz cuando vengan a comer, es más, conseguiremos atraerlos en lugar de tener que buscarlos. De esta manera también podremos contar el número de gatos de la colonia, aspecto importante para organizar la esterilización y también para gestionar la cantidad necesaria de jaulas-trampa para atraparlos.

 

La alimentación regular también nos permitirá determinar si hay gatos jóvenes, adultos amistosos  o gatos enfermos. Durante esta fase de precaptura, siempre que sea posible alimentaremos a los gatos con comida nutritiva y de alta calidad, para reforzarles el sistema inmunológico y puedan así soportar la tensión del cautiverio y la cirugía. Un par de semanas de excelente nutrición a menudo también curará muchas dolencias felinas comunes, como infecciones del aparato respiratorio superior, que suelen darse cuando la alimentación es de mala calidad.

 

Un buen refugio también es importante para su salud. Durante el invierno, los gatos necesitan un lugar caliente y seco para dormir. Internet tiene instrucciones simples de cómo construir fácil y económicamente abrigos de invierno. Estos nunca serán de tela, siempre de cartón o de poliespán, y dentro podremos introducir  paja de cobaya o similar. Si ponemos camas de tela en su interior, corremos el riesgo de que con la humedad aparezcan hongos y toda la colonia se  contagie con tiña, un hongo muy común entre los gatos cuyo tratamiento dura 5 semanas siendo prácticamente imposible de administrar a los gatos de la colonia. Por ello, debemos  evitar a toda costa que los gatos caigan enfermos.

 

La alimentación y los refugios estarán ubicados en puntos lo más alejados posibles de la zona de transeúntes y a poder ser que sean lugares no visibles, pero al mismo tiempo donde los cuidadores de gatos tengan fácil acceso.

 

Antes de empezar:

  • - Coordínate con la/las persona/s que alimentan la colonia y prepara los gatos dándoles de comer en una zona determinada y a una hora determinada. Esto les dará confianza y se acercarán más fácilmente a las jaulas-trampa una vez colocadas.
  • - Prepara lo necesario antes de tiempo y asegúrate que la jaula-trampa funcione correctamente haciendo alguna prueba antes, comprobando que no esté rota por ningún lado, ya que podría causar heridas a los gatos.
  • - Asegúrate de tener un sitio cerrado y seguro donde el gato pueda pasar el post-operatorio (puede ser la misma clínica veterinaria o una habitación de un particular). Esto vale también en el caso de capturar un gato herido o que necesita cuidados especiales.
  • - El equipamiento necesario incluye: comida apetitosa que atraiga a los gatos, como atún al natural, sardinas, comida húmeda en lata etc.; papel plata o periódico donde poner la comida; una manta para tapar la jaula después de la captura con el fin de que el gato no se asuste ni se estrese demasiado; empapadores o similares para poner debajo de la jaula durante su transporte en el coche; toallitas húmedas; guantes resistentes para la protección de las manos.

 

 

Capturar:

  • - El mismo día de la captura, prepara la jaula-trampa poniendo la comida en el interior, posicionada de manera que el gato pise la base que hará cerrar la jaula. Coloca la jaula en el sitio donde los gatos están acostumbrados a comer.
  • - Observa al gato a una distancia prudencial para que no se asuste con nuestra presencia.
  • - Una vez capturado el gato, tapa la jaula-trampa con la manta o una toalla playera suficientemente grande para cubrirla en su totalidad.
  • - Asegura la jaula-trampa en el coche de manera que no se pueda mover demasiado con la ayuda de cuerdas elásticas o con el mismo cinturón de seguridad del coche.  A continuación y de forma inmediata le llevaremos al veterinario.

El post-cirugía:

  • - Mantén al gato en la jaula-trampa o en un trasportín rígido. Asegúrate que la jaula o trasportín esté bien cerrado. No utilices en NINGÚN caso un trasportín blando o con cremallera ya que en tal caso el gato se podría escaparse o romper la malla con las uñas.
  • - Mantén la jaula o trasportín tapado con una manta o toalla suficientemente grande.
  • - Si el gato necesita pasar el post-operatorio para recuperarse tras una cirugía especialmente invasiva o enfermedad asegúrate que sea un sitio seguro y con una temperatura adecuada, con comida, agua, un arenero y un sitio donde se pueda esconder y sentirse protegido (tipo trasportín).
  • - Los gatos operados pueden beber después de la cirugía y comer solamente unas 6/8 horas después.
  • - Suelta al gato en la misma zona donde ha sido capturado.
  • - Limpia y revisa una vez más la jaula-trampa para ocasiones siguientes.
  • El gato volverá a la colonia donde se capturó con una oreja marcada. Esto nos permite la identificación rápida de un gato callejero que ha sido esterilizado. Si no se devuelven al lugar donde se les capturó, no podremos identificarlos.

La reubicación de gatos de una colonia a otra se desaconseja totalmente porque perdemos la oportunidad de identificarlos y contarlos y los gatos al no reconocer el olor de la colonia donde estaba tienden a buscarla y se pierde, además que los gatos dominantes de la colonia intentaran echarle y no le dejaran comer.

 

Recomendaciones:

Para una mejor gestión y control de la colonia se recomienda tener un archivador con una ficha de cada gato, a poder  puede ser con una foto del gato  de antes y después de la castración (que se vea la oreja marcada)  y sellada por el veterinario que realiza la castración, desparasitación y marcado de oreja del animal. De esta forma, tendremos controlados a todos los miembros de la colonia de una forma administrativa, por si en un futuro sea necesaria presentarla ante un estamento oficial (perrera o CPRA(centro protección/recogida de animales)  o por ejemplo ante una junta de comunidad de vecinos en la cual haya algún propietario que no quiera los gatos en esta. De está forma podremos enseñar que los animales de la colonia están controlados de forma veterinaria y no pueden criar.

Os dejamos dos fichas  tipo que os pueden dar una idea de cómo hacer la vuestra.

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto revisado por Protección Felina: enero  2017

Blibliografia y enlaces que recomendamos leer.

 http://es.scribd.com/doc/164876128/Vacio-Ecologico#fullscreen=1

http://www.amvac.es/docs/revistaCentro/CV37.pdf

http://www.anaaweb.org/images/stories/colonias.pdf

http://www.isfm-national-partners.net/gemfe/articulos/Posicionamiento-colonias-felinas-urbanas.pdf

http://www.iarca.net/pdf/Animales/PROGATProtocolo.pdf

http://www.adopta.mx/wp-content/uploads/2014/12/3-Registro-tnr.pdf

http://www.adopta.mx/wp-content/uploads/2014/12/2-Cartilla-TNR.pdf

 

 

descargar el articulo pinchando aqui

¿Cómo automatizar una jaula trampa ? Qué vamos a necesitar »

Autor: Proteccion felina

Fuente: varias dentro del articulo


¡Colabora!

debido a las elevadas comisiones, por favor, dona a través de paypal sólo si no tienes otro medio de hacerlo


Protección Felina - Tel. Protección Felina - Adopción de gatitos

- Contactar Protección Felina Bambú cms